Estudio del mercado local


1. Clientes Potenciales

Debemos definir y cuantificar a nuestros potenciales clientes: es necesario comprender sus necesidades, exigencias, gustos, hábitos… Se trata de una de las tareas más complejas, pero al mismo tiempo es la más importante, ya que nuestro negocio está en función de los clientes.

Si no logramos definir claramente nuestro público objetivo seremos incapaces de diseñar una oferta coherente y de presentarla de forma adecuada. Que nuestro público objetivo no esté perfectamente definido es señal de que deberíamos dedicar más tiempo y recursos a la investigación y no precipitarnos en el lanzamiento del negocio.

2. Competidores

Después de estudiar a nuestro público objetivo le toca el turno a nuestros competidores.

Vale la pena recordar que no competimos solamente con las ofertas similares a la nuestra, sino también con los denominados productos sustitutivos; es decir, los que van dirigidos al mismo público objetivo y, aun siendo distintos, nos quitan ventas.

Para clasificar nuestros competidores te proponemos rellenar fichas de competidores y clasificarlos dependiendo el nivel de competencia que nos puede hacer, de más a menos.

3. Proveedores

Llega el momento de seleccionar a nuestros futuros proveedores. La identificación de los más adecuados puede constituir un factor clave del éxito de nuestra empresa, dependiendo de la actividad principal que desarrollemos.

Valoraremos las distintas ofertas de suministro de los potenciales proveedores y los clasificaremos valiéndonos de Fichas de Proveedor como la que proponemos a continuación.

Definiremos a los proveedores por tipología de oferta, distinguiendo entre los estratégicos (suministradores de prendas o complementos objeto de venta en la tienda) y el resto (productos o servicios útiles o necesarios para la marcha del negocio).

Análisis DAFO:

Con los datos obtenidos en la investigación del sector y de los mercados de interés debemos sacar conclusiones que nos ayuden a responder a las siguientes preguntas:

  1. ¿qué oportunidades se nos presentan?
  2. ¿cuáles son las principales amenazas a las que nos enfrentamos?
  3. ¿cuáles son nuestras mayores debilidades y con qué fortalezas contamos para poder afrontarlas?

A este tipo de análisis se le conoce como DAFO: todo un clásico entre las herramientas de diagnóstico empresarial. DAFO es el acrónimo de los cuatro términos siguientes: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades, y su distribución gráfica es la siguiente:

Debilidades

Amenazas

Fortalezas

Oportunidades

¿Cómo lo interpretamos?

  1. los dos cuadrantes de la derecha reflejan las amenazas y las oportunidades detectadas en nuestra investigación de los aspectos externos a nuestra empresa e independientes de nosotros.
  2. Sin embargo, en los dos cuadrantes de la izquierda reflejaremos las debilidades y las fortalezas internas de nuestra empresa.

Tras haber elaborado nuestro propio DAFO, intentaremos dar respuesta a las siguientes preguntas:

  1. – ¿Qué haremos para superar nuestras debilidades?
  2. – ¿Cómo combatir las amenazas?
  3. -¿Cómo aprovechar las oportunidades?
  4. – ¿Cómo explotar nuestras fortalezas?

Recursos para seguir aprendiendo

Si te has quedado con más ganas de aprender sobre este interesantísimo apartado de nuestro plan de empresa, te recomiendo la lectura de estos manuales:

  1. Todo lo que debes saber sobre marketing en una semana
  2. LAS SIETE ETAPAS PARA REALIZAR UN DAFO CON ÉXITO: GUÍA PRÁCTICA PARA DIAGNOSTICAR TU MODELO DE NEGOCIO. COMO REALIZAR UN DAFO PARTICIPATIVO PASO A PASO
  3. El modelo Canvas: Analice Su Modelo De Negocio De Forma Eficaz